¿Te atreves?

Escribir una historia de amor que comienza llorando y acaba en sexo, haciendo esas cosas que solo tú sabes hacer, esos secretos que te he desvelado con la mirada, ocultos en fotografías en blanco y negro, que intentan de dar un poco de color a mi vida, teñida de gris desde que la primera vez…

Para ti no es poesía

Frías lágrimas sobre mi cuerpo desde mis ojos, en esta dura noche de invierno tu recuerdo me persigue; mis pies pisan el helado suelo sobre el que descansa, tu inerte y desalmado cuerpo Las ramas secas adornan el paisaje, las hojas ya han caído es la entrada del invierno; en el barro hundo mis pies…