Destinos escritos

Tus ojos eran dos luceros
que alumbraban las oscuras noches
tus labios de rojo carmesí
que jamás probé ni dijeron verdades
tus mejillas del mismo color que la azucena
son las que me muestran cual es mi condena
si jamás me acerqué y te pedí un beso
era porque no sabía si eras un ángel o un sueño
aún recuerdo cuando paseabas
por aquel jardín de dementes
tal belleza no podía ser real,
solo obra de mi mente
pero si estaba loco, no era por tu belleza
sino por el dolor de tu pérdida
a tu muerte dijeron que te robaron el alma
pero no acabaron con tú vida,
sino con mi esperanza
y ahora vago solo
por donde con tu belleza florecía
ya que no era tú muerte,
sino mi vida la que maldecía.

Diodoro Mateo

Anuncios

Un comentario sobre “Destinos escritos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s