El bosque perdido

Llora, llora vida mía por tus mil engaños;
jamás volverás a ser mía ni tampoco de otros,
ahora estoy frente a tu eterno hogar,
sobre la fría tierra de la que no saldrás,
bajo los oscuros árboles que no florecerán,
rodeado por la niebla que nunca verás,
tu cálida piel en mis brazos no estará,
tus engatusadoras caricias no me darás,
tu eterna dicha jamás me engatusará,
interminables noches en las que no estarás,
en una lápida sin nombre una frase es tu recordatorio:
olvida lo que fuimos y piensa en lo que eres,
de rodillas frente a ti sin poder seguir viviendo,
no lloro sino recuerdo lo que algún día sentí,
el amor que tuvimos y que nunca más tendremos,
por eso colgado tras el amanecer
te acompañaré por el eterno olvido.

Imagen relacionadaDiodoro Mateo

Anuncios

2 comentarios sobre “El bosque perdido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s