Yurei

De ojos tristes una joven niña mira un profundo pozo,
sola en mitad del bosque en plena y oscura noche,
con las manos ensangrentadas por sus heridas,
sentada en el bordecon las piernas cruzadas,
no levanta la mirada por mucho que yo la observe,
varias noches la veo recorrer las calles sola,
ensimismada con la mirada perdida en sus manos,
en las que observa con gran admiración algo,
¿Qué será lo que tus sucias y ensangrentadas manos guardan?
aquello que te hace perder tu mirada,
mientras vagas por las calles en las oscuras noches,
entre la densa niebla sin que te des cuenta
te observo con gran curiosidad,
dime tan bella y joven niña el qué con tanto esmero cuidas,
un recuerdo de tu familia ya hace años desaparecida,
alguna antigua joya de gran valor hace tiempo perdida,
cuál conjetura engatusará a una tan joven criatura,
esta noche te he esperado al abrigo del más cortante frío,
para mi sorpresa con tan solo un vestido apareciste,
sin notar como cruje el hielo bajo tus descalzos píes,
como si el agua se congelara a tu paso por el río,
en el borde del pozo te volviste a sentar y tus manos mirar,
me acerco con temor sin saber por qué,
pues a una niña tan sola y tan ingenua
no se que daño me podría hacer,
giras la mirada y fijamente mis muñecas observas,
tú también eres un ángel caído que quiere volver,
con una voz tan dulce y como un mero susurro,
me diriges esa frase que me hace entristecer,
como si sintiera mi corazón latiendo en mi mano,
al acercarme y ver tu rostro más allá de cabello,
tus negros ojos empañados en el rojo de tu sangre,
sobre tus suaves manos un palpitante corazón,
y tus labios cosidos para no poder hablarme,
mis apariencias engañan pero no me temas más
soy un alma sin pena que vaga por las noches,
no para aterrarte ni por una despiadada venganza,
solo para observar a las parejas en la noche,
abusaron de mí siendo muy joven y mi herido cuerpo
al fondo del pozo lo arrojaron con los labios sellados,
nunca supe lo que significó la palabra amar
y mis ahora cosidos labios con un beso sellar,
solo puedo añorar que algún día un joven sin prejuicios
y que de verdad me quiera amar me bese sin llorar,
para poder caer en el exilio de mi eterna condena
por ser bella y pura, demasiado ingenua para ellos,
te ofrezco mi corazón y mi eterno amor
si con un beso me liberas de esta tortura,
y me dejas caer al fondo del abismo para desaparecer y nunca volver.

Resultado de imagen de fragmentos de librosDiodoro Mateo

Anuncios

Un comentario sobre “Yurei

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s